Para ingresar a nuestra aula virtual solo debes seguir el siguiente enlace.

> Click Aquí

El fenómeno nini: desigualdad y desempleo

  /  Noticias   /  El fenómeno nini: desigualdad y desempleo

El fenómeno nini: desigualdad y desempleo

Dra. Monserratt Bustamante Chan

Vicerrectora Académica, Tecnológico Universitario Argos

Introducción

En medio de la falta de acceso a un empleo estable y a una educación de calidad, surgen los ninis: son quienes ni estudian ni trabajan. Este término nace del acrónimo inglés NEET, que se aplica a la expresión “not in employment, education or training”; es decir, no trabaja, ni estudia ni recibe entrenamiento. El fenómeno nini constituye un problema socioeconómico que incide en los niveles de desempleo y desigualdad en el Ecuador.

La Encuesta Nacional de Empleo, Desempleo y Subempleo (ENEMDU), correspondiente a marzo de 2022, establece que la tasa de desempleo es de un 4,8 %. Eso se traduce en que 397.645 personas a nivel nacional que están sin trabajo. De esa población de desempleados, el 60,6 % está entre 15 y 34 años[1], edad en que los jóvenes inician su Educación Superior.

¿Pero hay oportunidades para todos en este campo? En marzo de este 2022, en la última prueba de acceso a la universidad, el examen Transformar de Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (SENESCYT), más de 327 mil aspirantes se inscribieron a nivel nacional para dar el test, de acuerdo con las cifras de la institución.

Actualmente, la oferta académica para la Educación Superior pública aumentó. El titular de la entidad, Alejandro Ribadeneira, anunció que ahora existen 120.317 cupos en 201 Instituciones de Educación Superior (IES). Eso quiere decir un incremento del 26 % en relación al 2021. Sin embargo, a pesar de esta ampliación, quedan 206 mil aspirantes sin cupo en el sistema. ¿Qué opción hay para ellos? La Educación Técnica y Tecnológica se presenta como alternativa para disminuir la brecha del crecimiento exponencial de este grupo.

Desarrollo

La meta de salir del grupo nini no es sencilla. Una investigación desarrollada este año por el Instituto Superior Tecnológico Argos, revela cuál es la realidad socioeconómica de este sector. Se consideró como caso de estudio la situación de 4.400 ciudadanos que ingresaron al Programa de Becas de Excelencia Académica del Municipio de Guayaquil. En esta investigación se ha recurrido a una metodología de estudio de caso, fundamentada en un enfoque cuantitativo y cualitativo.

Más del sesenta por ciento de los estudiantes, en su estado de postulación al programa, pertenecieron a la categoría de nini, es decir, no conseguían mantenerse o ingresar en el sistema educativo; ni tampoco opciones laborales mínimas. Los rangos etarios de los participantes oscilan entre 16 a 45 años. El 72,60 % de los beneficiarios son mujeres y el 27,40% son hombres. La mayor concentración se da entre los 16 y los 20 años, tanto en hombres (37,70 %) como en mujeres (32,10 %).

Gran parte de ellos tiene ingresos bajos. El 35,79 % del total de beneficiarios perciben montos menores a los $51 dólares por persona. Mientras tanto, el 62,33 % culminó su bachillerato en una institución fiscal; el 33,83% estudió en unidades educativas particulares y particulares populares, y el restante 3,83% proviene de instituciones fiscomisionales.

Dentro de la población de beneficiarios del programa de estudio, el 61,19 % no se encontraba realizando ningún tipo de formación académica superior, lo cual muestra que existe un alto porcentaje de jóvenes sin estar estudiando ni trabajando. Se encontraban rezagados sin oportunidades de formación previo al ingreso al programa de becas.

Pero esta cifra devela más realidades: del porcentaje anterior, el 73,93% corresponde al sexo femenino. De la misma forma, se analiza con atención que el 47,56% de los jóvenes beneficiarios se encontraba en búsqueda de oportunidades laborales y de estudio.

Conclusión 

La educación técnica y tecnológica profesional es la vía que ayuda a cerrar la brecha de acceso a la Educación Superior, al mismo tiempo forma a los jóvenes a través de la adquisición de habilidades y destrezas necesarias para obtener una plaza de trabajo en el mercado laboral, incluidas las competencias emprendedoras y habilidades blandas.

En efecto, este tipo de educación responde al entorno cambiante y competitivo de las organizaciones y de la sociedad que, de forma articulada con las demandas del mercado, contribuye al desarrollo de la matriz productiva del país. Por tal motivo, para cerrar la brecha de formación académica, es necesario dotar de este tipo de herramientas de profesionalización a todos los ciudadanos que ven en la Educación Técnica y Tecnológica como la vía más directa para su formación e inclusión en el mundo laboral.

Es necesario revisar las razones por las cuales esas personas los ninis, están en desventaja socioeconómica y también, posteriormente, por qué acceden a estudiar y abandonan la carrera, lo que implica pertenecer nuevamente a la categoría.

Por las razones expuestas en este estudio, se concluye que se debe ajustar la política pública en el marco de la Educación Superior del país, para responder a las necesidades territoriales actuales de desarrollo socioeconómico de sus ciudadanos y así frenar el crecimiento del fenómeno nini.

[1] El Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC) considera a la población en edad de trabajar (PET) desde los 15 años y más. De la población total del Ecuador, hasta marzo de 2022, el 71,1 % estuvo en edad de trabajar.

Distinciones académicas a los mejores estudiantes

Estudiantes del Programa de Beca de Excelencia Académica en Argos Fest